La Construcción de la Noticia: El discurso y el relato de los medios

La "democracia" que proponen desde TN

La “democracia” que proponen desde TN

Voy a empezar esta nota brindando una calurosa felicitación al equipo periodístico completo del Grupo Clarín, lo volvieron a hacer, les volvió a salir, francamente redondito. Me saco el sombrero y los saludo con una reverencia.

Al igual que durante los días del “conflicto del campo” volvieron a imponer su relato sustentado en un discurso dominante que se resiste a dejar ese lugar de poder instituido. Todo lo que vino después, fue correr tras la agenda fijada por ellos.

A estas alturas muchos pensarán esta mina se volvió loca (más de lo que habitualmente me consideran), pero no, no estoy loca, ni me levanté con la pierna izquierda. Hablo ni más ni menos de la fabulosa operación que montaron en torno de la muerte del Fiscal Alberto Nisman, devenido en héroe de la clase “blanca” argentina, luego de su sospechoso suicidio (lo de la bandera argentina con la cinta negra y los cartelitos de anoche escritos en francés… miii diooo, es como mucho!!).

Porque esta muerte es sospechosa, sin dudas, y  podemos tejer las mil conjeturas en torno a ella, todos tenemos nuestras hipótesis sobre el tema, algunas más acertadas que otras, otras francamente disparatadas.  Pero la muerte de este trágico personaje no es el objeto de este escrito, lo que me ocupa en este momento es analizar cómo desde un grupo mediático que conoce su negocio como pocos, nos volvieron a vender un buzón y la mayoría de nosotros, lo compró enterito y todavía, a la luz de los últimos acontecimientos, lo sigue comprando.

Lo hecho por los “periodistas” de TN y distintos integrantes o “aliados” del Grupo los días anteriores a este penoso suceso, pero fundamentalmente ayer, fue de manual. Y vamos a plantear acá la primera disquisición respecto al tema que nos ocupa. Cuando hablamos del periodismo, en tanto institución social podemos proponer dos planos de actuación en el discurso que le es propio: uno es el lugar de lo “real” en tanto suceso que ocurre, es palpable y puede ser observado por todos pero, no es, digamos, “comunicable”, así, lisa y llanamente. El otro plano es el de la realidad construida, transmitida (por un medio masivo)  y que se convierte en discurso social.

Esto quiere decir que lo que nosotros llamamos “realidad” nace  como resultado del proceso permanente en el que lo “real” es informado, pero primero manipulado (y este es el trabajo periodístico, y no es necesariamente malo) para que responda a los determinados códigos del medio de que se trate (prensa escrita, radio, televisión). El orden de la información es siempre  el orden de la construcción de la realidad. Y precisamente por ello que la realidad es siempre social y  por lo tanto surge de la relación de un sujeto con el otro. Su construcción pasa por la actuación de una institución (en este caso el periodismo) que es la concreción de esa relación intersubjetiva.

Para que quede claro, la realidad sería lo que en el mundo hay de comunicable, es decir de informable, de nombrable verbal o visualmente.

Pero volvamos a lo que pasó ayer. Me despierto (me despiertan a decir verdad)  a las 7 de la mañana con el hecho determinado de la muerte del Fiscal. Por supuesto, como corresponde, prendo la tele y me pongo, medio dormida,  a ver qué se decía. Hice zapping, como es pertinente en estos casos, pero luego fui directamente a ver qué se decía en el principal canal del Grupo, TN, o sea.

Y acá corresponde otra cuestión. La frase con la que me despertaron fue: “por fin tienen el cadáver que nos querían tirar desde hace meses”, y al ver, escuchar, lo que decían, no pude menos  que aceptar lo dicho a pesar de mi negativa inicial. Eran las 7 y media de la mañana y ya nadie dudaba en este país que a Nisman lo habían asesinado, y lo que es peor para nosotros y mejor para ellos, que había sido el Gobierno, por orden directa de la Presidenta, en venganza o para ocultar las supuestas pruebas que la incriminaban en el encubrimiento de la famosa “pista iraní”. A las 8 de la mañana, las redes sociales repetían como una letanía las falaces y  de malintencionadas palabras del Mercenario (leasé Lanata) y de Leuco, que, a mi modesto entender, sobre todo este último, bordearon la incitación al golpe y al magnicidio. A partir de ahí, todos los entrevistados bailaron el ritmo impuesto por el Grupo, a partir de ahí, todo fue correr en la dirección que ellos impusieron, todo lo demás es historia conocida.

Puede alguien imaginarse que podrá ser de otro modo?? Puede alguien pensar que los patéticos mediocres que fungen de políticos de la  oposición podrían ni siquiera intentar contradecir lo que ya está establecido sin lugar a dudas?? Saben, porque son mediocres, pero no idiotas, que la única posibilidad que tienen de tratar de apenas llegar cerca de algún lugar expectable en las próximas elecciones es siguiendo, adhiriendo sin condiciones a los dictados de los principales integrantes del poder hegemónicos y sus voceros, no tienen ninguna otra posibilidad. O adhieren sin más a ese discurso instituido, desde ese lugar, o no pueden, ni por asomo superar las chances del oficialismo con cualquiera de sus candidatos.

Es por ello que adhieren sin más a este relato perverso que nos quieren imponer (y de hecho más de una vez nos imponen) y porque además no oyen lo que no quieren oír, porque ya tienen su mundo construido y saben que es en ese mundo, donde su pobre existencia es posible.

Y así llegamos hasta hoy, donde los sócalos insisten en la “muerte dudosa del fiscal”, no sé si por simple mala leche o porque desconocen (y lo que es peor, no quieren conocer) que todo suicidio es caratulado de esa forma, precisamente, hasta que se aclare fehacientemente que ocurrió de la manera que aparenta. Para su desgracia, la Fiscal que investiga la muerte es una persona bastante criteriosa, por lo menos por ahora. Pero estemos atentos, porque ya sabemos que la carne es débil y el poder es el poder.

Pero vamos ahora a las definiciones de Discurso y de relato:

El discurso es un enunciado o conjunto de enunciados con que se expresa, de forma escrita u oral, un pensamiento, razonamiento, sentimiento o deseo. A su vez el relato es un cuento o narración de carácter literario, generalmente breve. (Ambas definiciones del diccionario de la RAE).

Es por ello que más de una vez disiento cuando se habla de “relato oficial” opuesto al discurso dominante, porque lo que en realidad estamos planteando y construyendo  los que adherimos a este proyecto es un nuevo discurso  social que se opone a las corporaciones y las enfrenta. Acá no hay ningún cuento, acá lo que hay es una nueva realidad que se construye y enfrenta a los grupos de poder. Y eso es lo que hay que destruir, por eso la mentira permanente, por eso la manipulación malintencionada y permanente,  por eso la rabia de algunos sectores, por eso el odio sin más con que tratan de envenenarnos cada día.

Vale en este punto citar la nota que Sandra Russo publicó hoy en Página/12 (El truco de la Confusión):

“Más allá de esta causa y este caso, espectaculares y dramáticos por donde se los mire, ésa es claramente la apuesta opositora, mediática y política: la confusión de los ciudadanos a través de un relato que tejen ellos mismos con sus propias denuncias, con o sin elementos, con o sin algún tipo de prurito por la verdad. Así se vienen desarrollando todos los golpes o los intentos de golpes blandos en la región. Manuel Zelaya nunca llamó a una reforma constitucional en Honduras, pero la Corte Suprema de ese país dijo que sí, la prensa se hizo eco de la confusión y lo voltearon. A Rafael Correa, en Ecuador, quisieron derrocarlo los policías que habían sido en su momento mal informados –esto es, confundidos– sobre una ley del Ejecutivo que los involucraba. A Fernando Lugo, en Paraguay, le armaron una masacre que nunca fue aclarada, el Congreso le hizo un juicio sumario trucho sin esperar ni conocer la verdad de los hechos, y lo echaron de la presidencia. En todos los casos de golpe blando hay confusión, y en todos los casos después de esos golpes, los respectivos países cambian su alineamiento y se integran a la Alianza del Pacífico. Hay una bola que se echa a rodar, hechos presuntos que se dan por ciertos, canallas que editorializan sobre sucesos que nunca ocurrieron, en fin, pura impotencia electoral y mala entraña humana.”

Clarito, clarito, porque si hay algo de lo que Magnetto es consciente,  es que lo que hay que destruir es el lugar de la Presidenta como líder (perdón, pero me resisto a usar lideresa) indiscutida de este nuevo espacio de poder y de discurso. Porque sabe que aun si se diera el caso de que el FPV perdiera las elecciones, ninguno de los bufones devenidos en candidatos opositores, ninguno de ellos  le llega ni a los talones a Cristina Fernández de Kirchner, y seguirá siendo ella, la referencia indiscutida de la política argentina.

Sería bueno entonces que para terminar tengamos en cuenta las palabras que Hernán Brienza publicó en Facebook  y dijo también por Radio Nacional: “estamos asistiendo a la “Operación Yabranicemos al Kirchnerismo” por parte de los medios de comunicación y de la oposición. Y si hay algo que el Kirchnerismo jamás tuvo -y fundamentalmente con Cristina Fernández de Kirchner- es una lógica mafiosa de la política. “Suicidio Inducido” es una de las miserabilidades más importantes que he leído en los últimos tiempos… Usemos un muerto más, total, todo vale…”

Silvia R. Abaca – Periodista Militante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s